Calzado para toda la familia de excelente calidad a precios estupendos

965162888
658809771

0 elementos

banner

Los pies de los niños son quizá una de las partes más importantes de la anatomía infantil. Se estima que los pies de un niño crecen entre 7 y 8 milímetros al trimestre, por lo que una constante observancia de su desarrollo plantar es fundamental a la hora de elegir el calzado infantil.

Dada la importancia de la salud de los pies de nuestros peques es importante tener en cuenta algunas consideraciones a la hora de comprar los zapatos de nuestros hijos. En este artículo vamos a enumerar algunos de los mejores consejos para elegir el calzado infantil.

La edad es determinante

Uno de los aspectos que mayor relevancia adquieren a la hora de elegir el calzado infantil es la edad de nuestro peque. Para calzar a bebés en su primer año de vida lo más recomendable es usar calcetines o peucos. Si queremos calzarle lo mejor será decantarnos por zapatos sin suela.

Una vez que el peque comienza a andar, la mejor elección serán los zapatos que cuenten con refuerzo en la parte lateral y posterior para que aguante el tobillo y que su altura no supere la de esta articulación, lo que evitará futuros problemas musculares en esa zona. También es apropiado decantarse por zapatos con velcro para favorecer su autonomía al vestirse.

A partir de los tres años en adelante, deberemos observar otras consideraciones para elegir el calzado infantil de nuestros pequeños.

Los consejos de los expertos

El Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana lanza una serie de recomendaciones muy útiles a la hora de elegir el calzado infantil para los niños a partir de los tres años.

Entre otros consejos, el colegio profesional nos recomienda que la plantilla del zapato sea flexible y plana, y que el zapato que elijamos sea lo suficientemente ancho en su puntera para que los dedos pueden abrirse y moverse sin dificultad.

Así mismo, es recomendable que los materiales utilizados sean naturales, como piel o cuero, para favorecer la transpiración, y está totalmente desaconsejado comprar un número superior para que pueda usarlos durante más tiempo.

Otras consideraciones a tener en cuenta al elegir el calzado infantil es que el zapato se adapte y sujete bien el pie y que cuente con velcro o cordones para un mejor ajuste. Los modelos sin este tipo de sujeciones no están recomendados, ya que aportan la sensación de que el zapato se escapa y obliga al peque a que sus dedos realicen un trabajo añadido de agarre.

Por último, el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana aconseja que al elegir el calzado infantil se prueben los zapatos con los calcetines puestos y que la prueba de talla se realice al final del día, cuando los pies están más hinchados. Será necesario que el niño se ponga de pie y que cargue su peso en ambas piernas. Además habrá que observar que exista un espacio superior a 0,5 centímetros entre el dedo más largo y el calzado elegido.

Abrir chat